Project Description

Typical Majorcan: Ensaimadas de verdad

Tiempo total: 45 min
Tiempo de preparación: 20 min
Raciones: 4
Dificultad: Fácil

Ingredientes:

Para la Masa Madre

  • 200 g. de harina de fuerza

  • 20 ml de agua tibia

  • 25 g. de levadura de panadería

Para el resto

  • 540 g. de harina de fuerza

  • 3 huevos grandes

  • 120 ml de agua

  • 120 g. de azúcar

  • 30 g. de aceite de oliva

  • Manteca de cerdo

  • Azúcar glass

Hoy no tenía pensado publicar, la verdad. El blog está en fase de pruebas y decidí que cuando tuviese ya una serie de recetas preparadas y listas, empezaría a publicar.

¿Qué me ha hecho cambiar de opinión? Vosotros. El blog se ha dado a conocer antes de la cuenta y bueno, aunque al principio no pueda publicar tan a menudo, espero cumplir el listón.

A otra cosa, el título:

Cómo habréis supuesto, soy mallorquín. Es por esa razón por la que hoy os traigo una receta muy típica de la gastronomía mallorquina. Es dulce, es uno de los mejores postres mallorquines y se la llevan los turistas por doquier.. ¿sabéis ya de lo que se trata?

Efectivamente, hoy os traigo ensaïmadas mallorquinas.

Preparación:

  1. Pulverizar 100g. de azúcar a vel. progresiva 7-8-9. La reservamos (Servirá para espolvorear al final).
  2.  Para la masa madre: Mezclamos los ingredientes de la masa madre 7 s. vel. 4. Con la masa resultante formamos una bola, la tapamos com film transparente y la dejamos reposar una hora. La masa madre me salió extremadamente blanda, por lo que tuve que aceitarme las manos para poder manejarla.
  3.  Cuando la masa haya reposado lo suficiente, ponemos en el vaso el azúcar, los huevos y el agua unos 30 seg. vel. 6.
  4.  Metemos la masa madre, que habrá levado, dentro del vaso y programamos 1 min. vaso cerrado vel. espiga.
  5.  Añadimos la mitad de la harina y 2 min., vaso cerrado, vel. espiga.
  6. A continuación, el resto de la harina 5 min. , vaso cerrado, vel. espiga. Cuando falten 30 seg., se añade el aceite lentamente (en hilillo) por el bocal.
  7. Dejamos levar unas dos horas.
  8. Una vez levada, aceitamos bien toda la superficie de la encimera y estiramos la mitad de la masa. Debemos procurar que quede lo más fina posible.
  9. Ahora llega uno de los pasos que dan el sabor peculiar a la ensaïmada. Cogemos la manteca y empezamos a untar la masa con ella. Simplemente hay que coger porciones pequeñas de manteca e irlas untando en la masa hasta que ésta la absorba.
  10. Una vez estirada y enmantecada, llega el momento de rellenarla. En mi caso, las he hecho lisas (sin relleno). Si prefieres rellenarlas simplemente tendrías que poner una fila del relleno que más te guste (chocolate, cabello de ángel, crema, sobrasada…) en la parte inferior de la masa estirada.
  11. Cuando la tengamos lista, procedemos a enrollarla, de la parte inferior a la superior.
  12. Finalmente, con el rollito ya hecho, y en papel de hornear, hacemos la característica forma de espiral o caracol de la ensaïmada y dejamos reposar en el horno (por supuesto apagado jaja) toda la noche.
  13. Por la mañana simplemente tendremos que rociar las ensaïmadas (ya grandes y bien levadas) con gomitas de agua bien fría.
  14. Precalentamos el horno a 180º.
  15. Horneamos las ensaïmadas hasta que estén doradas.
  16. Sacamos del horno y espolvoreamos con abundante azúcar.

Notas:

  • La manteca de cerdo es totalmente imprescindible, sino saldría un bollo parecido, pero perdería el sabor a ensaïmada.
    Precisamente es la manteca de cerdo la que le da el nombre a este postre ya que está hecha básicamente de manteca, en mallorquín saïm.
  • Yo hice 3 ensaïmadas de la misma masa y me salieron muy finas. La próxima vez que las haga, como mucho haré 2, puesto que deben quedar más gruesas y altas. Por ese motivo, recomiendo hacer simplemente una o dos altas y gruesas, que no 3 finitas.
  • Aunque se parece bastante, no llega a tener el sabor característico que buscaba.
  • Me salieron unas 3 ensaïmadas medianas lisas, recomiendo rellenarlas ya que, aunque lo las haya hecho, deben ganar en volumen y jugosidad.
  • No pasa nada si cuando estiráis la masa ésta se os rompe, ya que es una masa difícil de trabajar. Lo importante es que os quede bien fina, ya que esto aportará el clásico fuelle o milhojas que caracteriza a la ensaïmada.
    -Por último, el tiempo de levado. Lo que hice fue hacerla por la tarde y dejarla reposar toda la noche y, al día siguiente, tomarla para desayunar ?

A disfrutar,

Fabián

Acompáñame en esta nueva aventura. ¡Únete ahora y no te pierdas nada!

¡SUSCRÍBETE!