En la vida aparecen una serie de preguntas que te rompen los esquemas, unas formulaciones sin solución y donde la resignación por no saber la respuesta es la única vía posible. ¿Cuál es el sentido de la vida? ¿Existirán los extraterrestres? ¿Por qué la nata no me monta? Sí, son preguntas existenciales.

Todos los que hemos tocado pastelería o repostería alguna vez sabemos lo que es eso. Compramos la nata en el super, llegamos a casa dispuestos a hacer LA RECETA. Esa que vamos a llevar a esa celebración tan especial y que sabemos que no hay margen de error porque corremos el riesgo de ser acribillados, sí, esa.

Lo tenemos todo preparado. Nada puede fallar. Desde los huevos a temperatura ambiente, que sacamos hace dos semanas para que el frío de la nevera no influya, hasta la leche, que si no es leche entera pone la receta que no sale. Sólo nos queda un paso más. La nata. Cuando nos disponemos a montar la nata, pueden pasar varias cosas:

  1. Montamos la nata correctamente. (Relax, dicen que sólo un 1% de la población mundial lo ha hecho a la primera).
  2. Le damos vueltas y vueltas y eso no monta. Ups, nos hemos dado cuenta de que la nata era para cocinar, no para montar. Bien.
  3. Le damos vueltas y vueltas y eso no monta versión 2. Anda, ¿Que no había que darle con una cuchara o un tenedor?¿Que eran varillas lo que hay que emplear?
  4. Le damos vueltas y vueltas y eso no monta versión 3. Esparcimos la nata líquida por todos los rincones de la cocina y nos quedamos sin nata, sin celebración y sin paciencia.
  5. Parece que monta. Eso está yendo bien. Sí! Monta! Pero la quiero más firme!! Uy, que está pasando, uy, que no, que esto no se que le pasa. Y se corta la nata.

Bueno, pues vete olvidando de estas situaciones, porque te traigo el Máster en Montado de Nata. ¿Preparados? A por ello.

    CUESTIÓN DE GRASA

1. La nata siempre del 35,1% de materia grasa

Imprescincible. ¿Porqué crees que la nata para cocinar se diferencia de la nata para montar? Si, puede que sea para vender más, pero también es porque tienen diferentes porcentajes de materia grasa. La materia grasa es fundamental para poder montar tu nata y que esté firme. Así, siempre deberás fijarte en el envase que tenga más de un 35,1% M.G. (Materia Grasa).

CUESTIÓN DE GRASA (4)

2. La nata siempre fría

Éste es el paso fundamental. La nata siempre fría. La temperatura importa y mucho a la hora de montar la nata, cuanto más fría, mejor. Mi truco es siempre el mismo. 10 minutos antes de montar la nata métela en el congelador. No queremos nata congelada, pero si muy fría. Además, si no te acabas de fiar o estás en pleno verano, pon el bol donde montes la nata también en el congelador.

CUESTIÓN DE GRASA (3)

3. Bate siempre con batidora eléctrica y acaba con varillas

Si tu intención es pasarte los años que te quedan delante de la nata o evitarte la cuota del gimnasio este mes, ignora este paso. En caso contrario, deberás saber que montar nata, cuando se trata de una cantidad decente, es algo que requeriría mucha paciencia y esfuerzo. No hay nada mejor para echar bíceps que montar nata a mano. En serio, no lo pruebes. Monta la nata a velocidad media-alta y, cuando veas que empieza a tener consistencia, acaba con varillas manuales. Ensuciarás dos varillas, si. Pero tendrás mucho más control sobre la nata.

CUESTIÓN DE GRASA (2)

4. El azúcar, lo justo

Es algo muy común. Montamos la nata perfectamente, y no nos sale lo dulce que queríamos, o nos queda sosa. Acertar no es cuestión de suerte, si no de proporciones. Añade siempre un 25% de la cantidad de nata que pongas en azúcar. Por cada 100 gramos de nata, pon 25 gramos de azúcar. Ya verás como no se hace pesada ni tampoco quedará excesivamente sosa.

CUESTIÓN DE GRASA (1)

5. No seas agonía. Cuando creas que está, páralo.

Será cuestión de práctica. Normalmente son unos 2,50-3,20 minutos batiendo, aunque depende de cada caso. ¿La clave? cuando veas que empiezan a salir “tramas” o pequeñas grietas en la nata (que ya estará consistente), para. No lo dudes.

Ahora ya no habrá nata que se te resista, y si no, te devolvemos el dinero. Si te ha gustado, comparte! A tu vecina también le gustará leer esto.

 

Pasa buen fin de semana,

 

Fabián

¡Únete ahora y no te pierdas nada!

¡Acompáñame en esta nueva aventura!

¡MARCHANDO!